Noticias

Póngase en contacto

Al lado de la Universidad Zayed,
Ciudad de Zayed,
Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos
Tel: 00971 2 635 9999

Los Emiratos Árabes Unidos (EAU)

La historia de los Emiratos Árabes Unidos se remonta a tiempos muy antiguos. Se cree, que los EAU desempeñaban un papel importante en las migraciones de los primeros humanos de África a Asia. Hasta hace poco, el primer asentamiento humano del que había evidencias en los EAU databa de hace 7 500 años, concretamente del período neolítico (5 500 a. C.), cuando el clima era más húmedo y los recursos alimenticios abundantes. Incluso de esta época temprana existen pruebas de una interacción con el mundo exterior, especialmente con las civilizaciones del norte. Estos contactos continuaron e incluso se intensificaron, probablemente motivados por el comercio de cobre, que comenzó alrededor del 3 000 a. C., cuando el clima se tornó más árido y las comunidades en los oasis fortificados empezaron a centrarse en la agricultura.

El comercio exterior, un tema recurrente en la historia de esta región estratégica, también parece haber florecido en épocas posteriores, facilitado por la domesticación del camello a finales del II milenio a. C. Paralelamente, el descubrimiento de nuevas técnicas de irrigación (método falaj) permitió el riego extensivo de zonas agrícolas y propició la multiplicación de los asentamientos en la región.

En el siglo I d. C., el transporte terrestre en caravanas entre Siria y las ciudades del sur de Iraq, seguido por el transporte marítimo al importante puerto de Omana (quizás el Umm al-Qaiwain actual) y, desde allí, a la India, constituían una alternativa a la ruta del Mar Rojo utilizada por los romanos. Si bien la explotación de perlas en la región era una práctica milenaria, en esta época alcanzó unos niveles sin precedentes. La navegación marítima también representaba un elemento fundamental y a las importantes ferias de Dibba acudían mercaderes de lugares tan remotos como China.

La llegada de los mensajeros del Profeta Mahoma en el año 630 d. C. inició la conversión de la región al Islam. A lo largo de muchos siglos, Julfar se convirtió en un próspero puerto y centro de recolección de perlas, del que partían grandes dhows de madera para surcar el (Océano Índico)

En el interior, el arco de pueblos de Liwa constituía el centro de actividad económica y social para los Bani Yas desde antes del siglo XVI. Pero allá por el año 1790, la ciudad de Abu Dabi se había convertido en un centro de recolección de perlas tan importante que el líder político de todos los grupos Bani Yas, el Jeque de los Al Bu Falah (de la familia Al Nahyan), dejó Liwa para trasladarse allí. A comienzos del siglo XIX, miembros de los Al Bu Falasah, una rama de los Bani Yas, se asentaron en la ría natural de Dubái y establecieron la soberanía de los Maktoum en este emirato. 

Durante el siglo XIX y a principios del XX, la relativa calma en los mares propició que la industria de las perlas viviera un momento de apogeo, proporcionando ingresos y empleo a los pueblos de la costa del Golfo Pérsico. Muchos de sus habitantes eran seminómadas, que recogían perlas en los meses de verano y cuidaban de sus huertos de palmeras datileras en invierno.

La I Guerra Mundial ya afectó gravemente a la recolección de perlas, pero fueron la depresión económica a finales de los años 1920 y principios de los 1930 así como el invento de la perla cultivada por parte de los japoneses los que llevaron al declive de la industria de la perla y su derrumbe justo después de la II Guerra Mundial. 

Afortunadamente, ya se empezaban a vislumbrar nuevas luces en el horizonte: el petróleo y el liderazgo visionario del Jeque Zayed bin Sultan Al Nahyan. El Jeque Zayed nació en 1918 en Abu Dabi como el menor de los cuatro hijos varones del Jeque Sultan, soberano de Abu Dabi entre 1922 y 1926. En la medida en que el Jeque Zayed fue creciendo, empezó a realizar numerosos viajes por todo el país, adquiriendo un profundo conocimiento de la tierra y de sus gentes. A principios de 1930, cuando las compañías petrolíferas empezaron a efectuar sus primeras prospecciones geológicas, tuvo sus primeros contactos con la industria que iba a hacer posible el desarrollo actual del país.

En 1946, el Jeque Zayed fue elegido Gobernador representante de la Región Oriental de Abu Dabi, cuyo centro se encuentra en Al Ain, a unos 160 kilómetros al este de la Isla de Abu Dabi. Emprendió su nueva tarea con una fe absoluta en los valores de la consulta y el consenso, y sus juicios “se distinguían por su aguda perspicacia, sabiduría y equidad”.

El primer cargamento de crudo fue exportado de Abu Dabi en 1962. El 6 de agosto de 1966, el Jeque Zayed sucedió a su hermano mayor como Gobernador de Abu Dabi. De inmediato aumentó las contribuciones al Fondo para el Desarrollo de los Estados de la Tregua, y con los  ingresos que crecían al ritmo del aumento de la producción petrolífera, el Jeque Zayed emprendió un programa a gran escala de construcción de escuelas, viviendas, hospitales y carreteras. 

Cuando en 1969 comenzaron las exportaciones de petróleo de Dubái, el Jeque Rashid bin Saeed Al Maktoum, Gobernador de facto de Dubái desde 1939, también supo aprovechar los ingresos petroleros para mejorar la calidad de vida de su pueblo.

La Federación

A principios de 1968, cuando los Británicos anunciaron su intención de retirarse del Golfo Pérsico hasta finales de 1971, el Jeque Zayed actuó rápidamente a efectos de establecer lazos más estrechos entre los emiratos. Junto con el Jeque Rashid, que luego se convertiría en Vicepresidente y, más tarde, en Primer Ministro del nuevo estado, el Jeque Zayed asumió el liderazgo, solicitando la formación de una federación que no solo abarcara los siete emiratos de los Estados de la Tregua sino también a Qatar y Bahréin.

Después de un periodo de negociaciones se llegó, sin embargo, a un acuerdo entre los Gobernadores de seis de los emiratos (Abu Dabi, Dubái, Sharjah, Fujaihra, Umm al-Qaiwain y Ajman), y la federación, que luego se conocería por el nombre de “Emiratos Árabes Unidos” (EAU), fue constituida formalmente el 2 de diciembre de 1971, con el Jeque Zayed como su Presidente. El séptimo emirato, Ras Al Khaimah, se adhirió formalmente a la nueva federación el 10 de febrero de 1972. El Jeque Zayed fue reelegido sucesivamente como Presidente en intervalos de cinco años y hasta su muerte 33 años más tarde, en noviembre de 2004.

Le sucedió su hijo mayor, S. A. Jeque Khalif bin Zayed Al Nahyan, que se convirtió en Presidente de los EAU y Gobernador de Abu Dabi en 2004. Pero los principios y la filosofía que caracterizaron el gobierno de su padre siguen siendo claves para el estado y las políticas actuales. S. A. Jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, el Gobernador de Dubái, fue elegido Vicepresidente de la Federación después de la muerte de su hermano, el Jeque Maktoum, en 2006.

Ubicación geográfica : : Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) están situados en la parte sudeste de la Península Arábica, entre los 22°50′-26° N y los 51°-56°25′ E. Qatar queda al noroeste, Arabia Saudí al oeste, sur y sudeste, y Omán al sudeste y noroeste. Ocupan unos 83 600 km2 (32 400 mi2), lo que corresponde, aproximadamente, al tamaño de Portugal, y disponen de 700 km de costa, de los cuales 600 km dan al Golfo Pérsico y 100 km al Golfo de Omán.

Los Emiratos Árabes Unidos comprenden siete emiratos:

  • Abu Dabi
  • Dubái
  • Sharjah
  • Ajmán
  • Umm al-Qaywayn
  • Ras al-Jaima
  • Fuyaira

 

Desde su constitución, los EAU han experimentado un desarrollo económico vertiginoso, difícil de igualar incluso por los países más desarrollados. Han maximizado con mucha rapidez los beneficios obtenidos a través de sus inmensas reservas petrolíferas a efectos de satisfacer las necesidades básicas de su sociedad.

Pocos hubieran creído que los esfuerzos de los EAU por desarrollar una industria del turismo iban a tener tanto éxito en un periodo de tiempo tan corto.  

Solo los conocedores de lo que los EAU realmente tenían que ofrecer a sus visitantes habrán quedado poco sorprendidos por su ascenso meteórico en el sector del turismo. De hecho, el turismo ha demostrado ser una industria sostenible con un potencial de crecimiento a largo plazo.

Las inversiones en infraestructuras como aeropuertos, hoteles y otras instalaciones han contribuido a que los visitantes de los Emiratos tuvieran asegurados el confort, una cálida hospitalidad y unos alojamientos de primera en su viaje. Aparte de su encanto natural, Arabia ofrece su historia, su cultura y su ambiente, y los turistas pueden disfrutar de un clima cálido y soleado así como de toda una gama de actividades, desde cabalgar en camello o en caballo por el desierto hasta bucear en las profundidades del mar.